Temperamento Flemático

Temperamento Flemático

Entre las cualidades y “limitaciones” de esta forma de expresión destacaremos, imaginación, creatividad, mística, evasión de la realidad, receptividad, introversión, posesividad, fluidez, sensibilidad, frialdad, humedad, emotividad, y la claridad emocional, como la virtud innata del temperamento, que le facilitan que “los afectos no le afecten”.

En el corpus de la Escuela Andalusí relacionamos el Temperamento Flemático, con el elemento Agua, que a su vez está vinculado con el mundo emocional. El agua es el segundo elemento con mayor densidad, después de la Tierra, por este motivo los dos necesitan de un tiempo para entrar en acción.

En el caso del Flemático, agua, su reacción deviene de su sentir interior haciendo una valoración subjetiva, de la percepción externa en calidad de agradable/desagradable, quiero/no quiero, muy parecida a la intuición. Sabemos que el agua es un líquido que puede fluir, quedarse estancado, congelarse, evaporarse… esto dependerá de su relación con los otros tres elementos. Si la metemos en un recipiente ocupará todo el espacio existente y si introducimos algo lo envolverá. También podemos ver que si tiramos una piedra al agua las ondas llegan hasta el último rincón, aunque en ocasiones para nosotros esto sea imperceptible. Este comportamiento del elemento en la naturaleza nos ayuda a discernir el comportamiento del mundo emocional en el individuo,  en  relación a sí mismo y al entorno en el que se desenvuelve.  Por lo tanto, es de gran importancia facilitar herramientas a las personas que de alguna manera no saben poner “límites” a su sentir personal y en ocasiones se sienten invadidas por las emociones de los vínculos que ha creado. En esto estamos todos  incluidos, unos más que otros, pues nos relacionamos. Las personas que abusan en este proceder, a veces, tienen dificultad para salir de su permeabilidad emocional.

Temperamento éste, lleno de dulzura, hipersensibilidad, afectividad, empatía y, a menudo, se disuelve en su mundo de relaciones hasta llegar a perder su propia identidad. No sabe definir bien entre él y el grupo. En su necesidad de relacionarse puede llegar a fantasear, idealizar las relaciones, excederse a la hora de querer cubrir las necesidades de los demás, ya sea en la alimentación, la maternidad, la fraternidad, el grupo… y en este devenir hay, inconsciente, una suerte de manipulación y control, en la que subyace el cubrir las necesidades de los que quiere: “así ellos contarán conmigo y yo con ellos cuando los necesite”. Este hábito supone sostenerse en una línea muy estrecha, pues la idealización de una respuesta futura desde su visión del mundo, no podrá ser siempre cubierta por los otros y esto puede desembocar en la frustración, la queja, el juicio y la crítica por no recibir lo que para él/ella sería lo adecuado. Mecanismo que puede saltar con una simple no llamada de teléfono, la cancelación de una cena anteriormente prevista o alguna actividad en la cuál no cuenten con ella.

[vimeo=https://vimeo.com/61817691 w=700]

Tienen gran conexión con el mundo de lo intangible, ya que el agua está asociada al inconsciente; esto le permite tener grandes habilidades en la interpretación, el arte, la fantasía, la creatividad, la mística y la espiritualidad. Toda esta conexión tiene mucho que ver con lo abstracto y en ocasiones inexplicable, hasta para quien lo vive.  Circunstancia que puede llegar a sacar de quicio a otros temperamentos que necesitan de una realidad contrastada y palpable. Al no tener esa facilidad para entrar en el mundo del inconsciente, ese exceso de la hipersensibilidad y fantasía, les hace incomprensibles.

Suelen ser pasivos, prudentes, silenciosos, perezosos, infantiles, les gusta dar y ser ejemplo.  En su proceder, tienen innato el amor y lo que tienen que integrar es su disfrute mientras lo están dando, ya que en el momento que uno se está entregando existe un presente, tan infinito y pleno, en el que no tiene cabida una respuesta futura;  en ese preciso y bello instante todo está siendo, y está implícita la recompensa y el placer de sentirse lleno. Detrás de la estructura Rock water, agua, temperamento linfático, “se esconde un alma consagrada al amor y la libertad que aún no ha gestionado adecuadamente su naturaleza candorosa, afectiva y generosa, refugiándose en las “aristas” de su recién construido “cubo de hielo” para así mantenerse firme y constante en la dirección que ha elegido como meta, sin amores o afectos que la desvíen y la hagan perder la cabeza”*(1).

*(1)” Terapiafloral Evolutiva “la vía iniciática de Bach”. (Escuela Andalusí)”. Luis Jiménez.

Las personas en las que domina este temperamento tienden a ser altas, gruesas, sus figuras son redondeadas, musculatura flácida y en ocasiones atonía muscular, sus ojos suelen ser de colores claros, sus pieles blanquitas y pecosas. El temperamento linfático está relacionado con todos los líquidos del cuerpo, sangre, linfa, orina, hidratación/deshidratación de los tejidos,…

En los vínculos afectivos se desenvuelven bien en entornos cercanos y conocidos. Tienden a realizar reuniones donde él/ella serán los anfitriones, que agasajaran a los invitados por “amor”. Les gusta ir de compras, son muy buenos cocineros, y preparan suculentos banquetes donde no pedirán a nadie que traiga nada, ya que para ellos realizar una reunión y comer en su casa lleva implícito, el sacrificio por amor, que a veces confundan con sufrimiento (“Sufrir por alguien es amarlo” y “cuanto más sufro más te quiero”).  Atenderán más el servir a los demás que alimentarse ellos mismos. Son de poco comer o tienden a la glotonería, les gustan mucho los sabores y comidas dulces (como ellos). Suelen tener pesadas digestiones por su “lentitud” de metabolismo y tendencia al exceso de absorción de los alimentos, que les puede llevar a un sobrepeso. Por norma general sobrará bastante comida, ya que en ellos vive la obligación de saciar a los demás, por encima de sus necesidades, similar a un “útero” externo que cobija y protege. Sin contemplar que esa hiperprotección disminuye la posibilidad de crecimiento individual, desarrollo de estrategias y herramientas, que favorecerían la evolución de los que cobija detrás de sus cuidados.

Los sentimientos por otras personas son duraderos; sólo se verá quebrantada la duración si sienten que no son correspondidos. Esto no es del todo real, pues pueden poner tierra de por medio  aun sintiendo lo mismo. En muchas ocasiones lo lleva a cabo como castigo al no sentirse recompensado con el afecto y la dedicación que ellos, en su ideal imaginario de relación, perciben como correcta o adecuada, es decir, tal cual ellos lo hubieran hecho.

En el ámbito de los estudios pueden ser bastante perezosos o dedicarse con esmero y esfuerzos si de alguna manera les sirve para dar ejemplo. El estudio también puede convertirse en un lugar seguro y ficticio que les permita evadirse de la realidad que están viviendo. Por ejemplo, en una casa donde se viven conflictos maritales, el niño puede encerrarse en su cuarto a estudiar y crear un mundo paralelo de comodidad, donde el conflicto pareciera no tener cabida. En otros casos la pereza podrá con algunos individuos que no terminarán con sus estudios. Tienden a estudiar y trabajar en lugares donde la humanidad, la ayuda a los otros, el altruismo y los valores que enaltecen la filantropía sirvan para unir en lugar de separar.

A hora de conducir, son muy prudentes aunque en muchas ocasiones despistados, pueden errar diferentes veces en un mismo trayecto, o ir a otro lugar por despiste al estar fantaseando en su mente. Yo suelo decir de este tipo de conducción “que se le suben los caracoles por las ruedas” debido a su lentitud.

Al integrar su virtud, la “claridad emocional” de forma consciente, las personalidades que derivan de las combinatoria con los otros tres elementos, desarrollan su capacidad individual.

En el caso de Clematis: Agua-Aire, la claridad emocional puesta al servicio de un mundo idílico.

Chicory: Agua-Tierra, la claridad emocional enfocada a dar y recibir, disfrutando, sin esperas futuras, en un presente continuo e infinito.

Rock Rose: Agua-Fuego, la Mística del Espíritu, los afectos elevados que transcienden la razón.*(2)

*(2) Terapiafloral Evolutiva “la vía iniciática de Bach”. (Escuela Andalusí). Luis Jiménez.