Alquimia: El enigmático “Mutus Liber” III

Alquimia: El enigmático “Mutus Liber” III

Tradicionalmente la escalera es símbolo tanto de la Sabiduría, pues se aprende escalón a escalón, como de la unión entre el cielo y la tierra. Es equiparable a la simbología del puente. Al Papa se le llama Sumo pontífice, que significa sumo hacedor de puentes. ¿De qué puentes? De los que unen el cielo con la tierra, lo terrestre con lo divino.

El círculo verticalmente atravesado.

La escalera divide en vertical al círculo formado por las dos rosas. Así nace el signo utilizado por los alquimistas y posteriormente por lo químicos, de la sal Nitro, Salitre en castellano, Salnitre en catalán. Conviene precisar que para los alquimistas no se trataba de esta sal vulgar, sino de otra, que por analogía o parecido llamaron igual. Otros la llamaron sal de la armonía, porque nace, dicen, de la reunión del cielo y de la tierra. La verdadera Sal Nitro de los alquimistas es una sal escondida profundamente en el vientre del Rocío.

El círculo cruzado.

Las palabras MUTUS LIBER IN QUO TAMEN, que están en mayúsculas y en horizontal, cruzan la escalera. Nace así otro símbolo, el círculo con una cruz en su interior. Este signo era utilizado por los alquimistas para identificar al verde gris o verdete, que es el color o tonalidad que manifiesta el rocío recogido sobre las plantas. Para los alquimistas este signo, el círculo cruzado, también personificaba la perfección de su enigmática sal.

La primavera.

La temperatura exterior en la que trabaja nuestra pareja de alquimistas parece agradable. Jacob va arremangado, también los ángeles. A decir verdad, es una temperatura primaveral, como se podrá comprobar cuando se trate la próxima lámina. Adelantamos que si se quiere trabajar con rocío, éste debe recogerse especialmente en primavera.

Jacob.

Jacob muestra su rodilla al descubierto, lo que tradicionalmente significa que el personaje es un iniciado. Jacob recibiendo la vibración angélica simboliza la materia que ha de ser despertada, trabajada por esta energía universal. Digamos también que Jacob, Jacobo, Yago o Iago, son variantes españolas del nombre Santiago (Sant Iago), el patrón de los alquimistas. Su nombre en hebreo Ya’akov, significa ‘sostenido por el talón’. Y sostenido por el talón fue Aquiles. En la mitología griega, Tetis, la madre de Aquiles, sujetó con una cuerda uno de los talones de nuestro héroe para sumergirlo en la laguna Estigia y volverlo inmortal, pero olvidó mojar el talón por el que lo sujetaba, dejándole vulnerable ese punto. Aquiles, el gran guerrero simboliza como Hércules, al alquimista, luchador incansable en pos de la piedra filosofal.

El ‘selage’ de los druidas.

Hay un flagrante error en el dibujo, quizás intencionado para confundir. Se refiere a la Luna. ¿Cuál será ese error?, luego lo aclaramos. Ahora, para identificar la materia dormida en los brazos de Morfeo (Jacob), utilizaremos palabras de Pierre Dujols, quien fue un excelente erudito y alquimista, poseedor de una famosa librería en el París del s. XIX, llamada ‘La Librería de lo Maravilloso’.

Pierre Dujols fue uno de los miembros destacados de la Sociedad FCH, donde militaba Fulcanelli. FCH significa tanto: Hermanos (Fréres en francés) de la Ciencia Hermética, como Hermanos de la Ciudad de Heliopolis (Ciudad del Sol), pero FCH es también la forma abreviada de Ful Can Helios (Fulcanelli), el volcán o Fuego del Sol. Pues bien, Dujols identificó en su obra ‘Hypotiposys’ a Jacob con el ‘selage’ de los druidas, es decir, etimológicamente, la materia que da la sal oculta (de sel (sal) y age (de agere), producir). Es decir, nuestra sal Nitro. La sal Nitro de los alquimistas.

Estrellas

Se observan diez estrellas en el cielo. El número diez no sólo representa lo excelente, el trabajo perfecto. En nuestro tema, las diez estrellas hacen referencia al número de días mensuales aptos para la recogida del rocío nocturno. Cosecha de la que trataremos en la siguiente lámina.
Finalizamos los comentarios a esta primera lámina remarcando el error que se detecta, ¿intencionado?. La Luna no está en creciente. Éste es un punto de la máxima importancia. El rocío se recoge en el período de acercamiento de la luna creciente a llena, que es cuando las influencias lunares son más intensas.

Este error lunar, así como las citas bíblicas escritas al revés, quizás nos lleven a una técnica antigua que ya utilizara Leonardo da Vinci9, y que nos revela que esta lámina, para su correcta interpretación, ha de utilizar un espejo.

9 Leonardo da Vinci solía escribir al revés.

Artículo realizado por Vasilius



X