CUARTO TRABAJO DE HÉRCULES:LA CAPTURA DE LA GAMA O CIERVA.CLEMATIS. (Cáncer 21 Junio- 21 Julio)

CUARTO TRABAJO DE HÉRCULES:LA CAPTURA DE LA GAMA O CIERVA.CLEMATIS. (Cáncer 21 Junio- 21 Julio)

En este Portal, Hércules tenía que subir al monte para buscar a la cierva, sin dejarse persuadir por las diferentes voces que podrían haberle impedido llegar a ejecutar con éxito su tarea.

Diana, diosa de la luna y Artemisa, cazadora de los bosques de Dios, reclamaban la cierva para ellas. Él escuchaba en su interior la voz de Dios:

“La cierva no le pertenece a ninguna de doncella, sino al Dios, cuyo santuario tú ves en aquel monte distante”.

Hércules se encaminó, buscando por período de un año. Las doncellas observaban los pasos de la cierva y, con sutileza, le engañaban. Él las despistaba en lo profundo de los bosque, las colinas…

Hasta que Hércules se silenció, y con ojos inmutables y su mano extendida, disparó una flecha  alcanzando a la Gama en la pata, se acercó y la tomó en sus brazos situándola cerca de su corazón. Él también reclamo la cierva como suya, se escuchaba su voz que decía:

“La busqué en los bosques oscuros, en los desiertos salvajes, en las soledades áridas, persistiendo, así que ahora la gama me pertenece”.

“Eso no es verdad” se escucho con rotundidad, “La gama no pertenece a ningún hombre aunque sea hijo de Dios. Llévala al Santuario”.

No obstante, Hércules seguía sin comprender y reclamando la gama. Volvió a escuchar una voz:

“¿No eres tú hijo de Dios? Y ,¿No es el santuario también tú morada? ¿Compartes tú la vida con todos los que moran allí dentro?, entonces devuelve la gama al lugar que le corresponde.

Él llevo a la gama, depositándola en el centro del santuario sagrado, Apolo Dios del Sol habló:

“Porque él la sostuvo en sus brazos cerca del corazón, la gama obtiene descanso y el hombre también”

La misión estaba cumplida, pero no terminada. Muchas veces Hércules deberá decidir entre las voces que lo alejan de su camino y  de su corazón.

INTERPRETACIÓN DEL MITO Y TIPOLOGÍA CÁNCER.

Con este trabajo se cierra  un círculo, el aspirante tiene que terminar de construir los cimientos de la casa iluminada, la involución del Alma en la materia,  recopilando e integrando los tres aspectos conseguidos anteriormente.

  • Dominio de la mente, inteligencia en Aries.
  • Dominio del deseo, voluntad en Tauro.
  • Dominio de la dualidad, servir a los demás, Amor en Géminis.
  • Encarnar lo aprendido, para la conexión con el Alma, en Cáncer.

 

La cierva es un animal muy veloz, como los acontecimientos externos e internos que nos suceden cada día, la personalidad está expuesta a un sinfín de sucesos y se defiende de forma instintiva a través de las cuatro funciones psíquicas. De esta manera mantiene el equilibrio, aunque no puede gestionarlo todo y hay cosas que pasan al inconsciente.

Integrar el inconsciente en el consciente lleva tiempo, necesitando de paciencia y perseverancia, virtudes que está desarrollando Hércules mientras sigue a la cierva, durante un año, como si de un proceso terapéutico se tratara.

Cuando dispara la flecha, la cierva no derrama sangre, ya que durante el proceso de crecimiento, el individuo está cerrando las heridas, penetrando en los aspectos de su sombra, que le impedían ver con claridad, permitiendo con esta retrospectiva abrir nuevas  y amplias vías de aprendizaje, ampliando así su percepción del mundo, Clematis, y flexibilizándose como Rock Water.

Artemisa (Diosa de la Luna, la forma, aspectos emocionales, cobijo o refugio de la personalidad en los momentos de inseguridad), reclama la cierva como una reticencia a soltar el mecanismo de respuesta emocional que hemos construido. El Dios Sol le dice que “el espíritu de la cierva le ha pertenecido siempre” haciendo referencia a la conexión con lo divino, volver a la fuente para vernos en la unidad y poder así reeducar nuestras respuestas.

Diana la reclama porque piensa que es el intelecto, pero Hércules busca, subjetivamente la intuición espiritual.

Hércules, haciendo un buen uso de la intuición espiritual, puede aprender a gestionar el mundo de las ideas, la ilusión y las emociones, virtud de Clematis que facilita una ampliación de la realidad. Sabemos que la limitación de Clematis es evadirse de la realidad presente, creando un mundo ideal paralelo en su mente, para con ello no vivir un presente a veces incómodo para la personalidad, afincada en la seguridad de lo mecánico.

Ernesto Postigo, Profesor de la Escuela Andalusí.



X