MATANDO AL LEÓN DE NEMEA. VERVAIN. (Leo 22 Julio – 21 Agosto)

MATANDO AL LEÓN DE NEMEA. VERVAIN. (Leo 22 Julio – 21 Agosto)

Hércules descansaba después de haber realizado sus cuatro primeras pruebas. Durante este tiempo, la cierva conoció bien al cazador que la perseguía y éste, colocaba a la gama sobre su corazón y buscaba el templo del señor.

Había llegado el momento de enfrentar su quinto trabajo, matar al León de Nemea. Hércules se erguía delante del Portal, armado con todos los instrumentos que había recibido durante sus trabajos anteriores. Antes de cruzar el umbral, lo asaltaban preguntas:” ¿Qué hago aquí?, ¿Cuál es la prueba y el motivo de cruzar este portal?”, esperaba la respuesta de su voz interior

No obstante, su oído interior conocía la necesidad, tenía que arriesgarse para salvar a las gentes de Nemea, ya que vivían aterrorizadas detrás de sus puertas, el León tomaba a los hombres como víctimas y los devoraba.

Dejando las armas que le oprimían y disminuían su velocidad, cruzó el Portal diciendo: “solo necesitaré mi maza, mi arco y mi corazón intrépido, yo iré por mi camino a buscar al León, dile a las gentes que echen fuera su temor”.

En la búsqueda del León, Hércules se cruzaba con algunos habitantes de la comarca que salían de sus casas por desesperación o necesidad,  llenos de miedo. Cuando le veían le saludaban con alegría, conocían sus proezas. Aunque al observarlo, se daban cuenta de que iba sólo acompañado de su maza y arco. Le decían, “¿Dónde están tus armas?, ¿No tienes miedo?, el león es fuerte y feroz, ve por tus armas…” pero Hércules hacia oídos sordos y sin responder, proseguía su camino. Era hijo de hombre aunque hijo de Dios. Cauteloso pero sin miedo, él buscaba por Nemea, durante días y noches, haciendo círculos concéntricos, de fuera a dentro, y  así acorralar al León.

 

De repente, detrás de un matorral, atisbo  al León. Cauteloso pero sin miedo se acercaba Hércules para darle caza, el animal al ver a su enemigo aproximándose rugió con fuerza. El guerrero sacó su arco y le disparó todas sus flechas, que acertaron en el blanco, aunque no pudieron atravesarlo, ya que la piel del León era dura, dicen que estaba hecha de bronce, hierro y piedra…el animal, enfurecido e ileso dirigió sus pasos hacia Hércules y éste, sin ningún temor, dejo su arco en el suelo y fue a su encuentro lanzando un alarido salvaje. El  León, viéndose sorprendido por esta reacción, la cual nunca antes había experimentado, salió despavorido a esconderse y Hércules detrás de él, sin poder darle caza y perdiéndole la pista, tuvo que empezar de nuevo su búsqueda.

Andaba y andaba Hércules cercando cada vez más el territorio en el que vivía el animal, hasta que por fin, divisó el guerrero una cueva. De ella salió un rugido, era la guarida del León. Hacia allí encaminó sus pasos el hijo de Dios y, gritando a las gentes del pueblo, dijo “El león está aquí, esperen la hazaña que realizaré”. Se introdujo dentro de la oquedad de la montaña y caminó en la oscuridad mirando en cada rincón y viendo la luz al fondo de la cueva. Cuando salió por el otro lado, volvió a escuchar el rugido del animal y se percató de que cuando él entraba, el León salía y volvía a entrar a sus espaldas. Observando a su alrededor vió Hércules un montón de leña y, sin pensarlo, la tomó hasta tapar la salida. Ahora podía dar caza al León en su propia guarida. Cuando Hércules vió al animal, se abalanzó sobre él cogiéndolo por el cuello con sus manos, hasta darle muerte.

Una vez realizada la tarea, despellejó al León. Se llevó la piel consigo para mostrársela a las gentes del pueblo, ellos gritaban: “El león está muerto. Ahora podemos vivir, labrar nuestras tierras y sembrar las semillas que necesitamos y andar en paz de contínuo. El León está muerto y grande es nuestro liberador, el hijo de hombre, que es hijo de Dios, llamado Hércules”.

INTERPRETACIÓN DEL MITO Y TIPOLOGIA VERVEIN.

Ésta es la quinta tarea que tiene que desarrollar Hércules y a su vez,  el segundo trabajo con el fuego (Gorse); elemento vinculado a Vervain en el Mándala Arquetípico de la Escuela Andalusí  de TFE, como fractales de Wild Oat. En astrología, Leo simbólicamente es denominado el signo del Sol, el León.

A Vervain le cuesta cambiar, y aquí podemos ver que en su aspecto limitante, quiere convencer a todos para que hagan lo que él hace, ya que para este tipo de personalidad su manera de ver el mundo es la mejor, y con su entusiasmo intenta persuadir y convencer a todos para que le sigan, pudiendo ser intolerante con los demás y hacer un gasto excesivo de energía, necesidad evolutiva que en este caso Hércules ya ha integrado y a través del servicio desinteresado que presta a la comarca, los  ayuda a liberarse de sus miedos, sin hacer el uso de la palabra, sino resolviendo la tarea que le ha sido encomendada.

Partiendo desde esta aclaración, nos introducimos en el trabajo de “Matar al León de Nemea”. Una vez a tomado  Hércules, a través de sus cuatro primeros trabajos, contacto con su Alma y hallándose descansando siente la llamada en su interior, se dirige al portal de entrada. Allí se pregunta así mismo, “¿Qué hago aquí?- ¿Cuál es el motivo para cruzar el umbral?”, en su interior oye la necesidad de ayudar a los habitantes de la comarca, aun a sabiendas que pondría su vida en peligro, SE OLVIDA DE SÍ MISMO Y SE DISPONE A SERVIR, virtud de Vervain, se convierte en líder para ayudar a los demás.

 En Nemea vivían detrás de sus puertas asustados, ya que el León devoraba a los habitantes que salían de sus casas.

Justo antes de cruzar el portal él decide dejar las armas que le habían regalado, es decir lo que ha aprendido o recibido de otros, soló lleva lo que él mismo se ha fabricado, su garrote y arco, las únicas herramientas obtenidas a través de sus experiencias. Durante su travesía se va encontrando algunos habitantes que salen de sus casas  por desesperación o necesidad, pero llenos de miedo. Al ver a Hércules y sabiendo de sus hazañas, se alegran mucho. Empezar a conectar con el Alma y la luz, no pasa desapercibido para los demás, aunque sea de forma inconsciente les llama la atención. Cuando se dan cuenta de que va desarmado, le recriminan su inconsciencia, ya que ellos viven esto en primera persona y desde su miedo no pueden comprender que la fe en la vida  (Gorse) te da las fuerzas necesarias para encarar cualquier circunstancia. De esta manera, Hércules hace oídos sordos y sigue marcando su propio camino, sin detenerse por los comentarios del entorno.

Hércules va cercando al León haciendo círculos concéntricos, desde la periferia hacia el centro, este hecho es igual al trabajo que tiene que realizar un alma encarnada en una personalidad, representado en el Mándala Arquetípico de la Escuela Andalusí TFE.

Por fin, después de mucho buscar, el León aparece detrás de un matorral. Hércules prepara su arco y dispara todas sus fechas, que aunque aciertan no son capaces de atravesar el cuerpo del león, representando la fuerza y dureza de nuestras Máscaras cuando empiezan a convertirse en aspectos que limitan nuestra evolución.  Cuando el León, la limitación-seguridad, se percata del ataque de su enemigo, el alma, la luz, se dirige hacia él sin ningún miedo, lleno de amor. Deja su arco en el suelo y va también al encuentro del León con un fuerte alarido. El animal, sorprendido por la reacción, sale corriendo.

Cuando acepto lo que está sucediendo en cada momento de mi vida, lo miro cara a cara, sin querer que desaparezca, sólo con la intención de aprender y dejar de crear fricciones, todo se recoloca y me permite evolucionar. Aunque como en este caso, la estructura salga corriendo para esconderse en otro lugar, ya que se evoluciona con paciencia, Impatiens, servicio, Heather, humildad, Water Violet y otros procesos similares tendrán lugar en nuestras vidas para que nos demostremos a nosotros mismos el lugar que queremos ocupar.

Siguiendo la persecución, Hércules da con la cueva donde se esconde el León. Al entrar a buscarlo, éste se escapa por otra salida y aparece a la espalda de Hércules. Decimos que esta es la necesidad de mantenernos siempre alerta, conscientes, ya que si disminuye nuestra conciencia el León volverá a salir. Esto “no es malo ni bueno”, soló facilitará una nueva experiencia. Hércules, al darse cuenta de lo que sucede y tomando la decisión de enfrentar a su León, su Máscara, decide cerrar  una de las puertas y enfrentar al Animal. Solo podrá darle muerte con sus propias manos, las herramientas generadas por él.

Tras haber conseguido su proeza las gentes del pueblo gritaban: “El león está muerto. Ahora podemos vivir, labrar nuestras tierras y sembrar las semillas que necesitamos y andar en paz de continuo. El León está muerto y grande es nuestro liberador, el hijo de hombre, que es hijo de Dios, llamado Hércules”.

Si elevamos la mirada podemos ver a Vine como energía o entidad que dispone de poder y que una vez integradas sus virtudes, utiliza su poder en beneficio del pueblo. También vemos a Gorse, Hércules demuestra su Fe durante toda la tarea, Heather aparece en el servicio prestado por Hércules al pueblo. Contemplando la relación existente entre los complementos, Vervain- Water Violet, observamos la individualidad obtenida por Hércules ya que realiza la tarea en solitario, Water Violet y la sociabilización de Vervain, como unidad de un todo en constante movimiento.

                                                                                                                                                          Ernesto Postigo, Profesor de la Escuela Andalusí.



X