OCTAVO TRABAJO DE HÉRCULES: DESTRUYENDO A LA HIDRA DE LERNA. CHICORY, (Escorpio 23 oct- 22 Nov)

OCTAVO TRABAJO DE HÉRCULES: DESTRUYENDO A LA HIDRA DE LERNA. CHICORY, (Escorpio 23 oct- 22 Nov)

El Gran presidente habló, calmadamente, y el Maestro escuchó las palabras de Oro. Así fue convocado Hércules, “La Luz brillaba ahora en el octavo Portal”.

El Maestro: “Al lado del Río Amimona, está el infectado pantano de Lerna. Dentro de esta fétida ciénaga yace la monstruosa Hidra, una calamidad en la comarca. Esta criatura tiene nueva cabezas, y una de ellas es inmortal. Prepárate a combatir con esta repugnante bestia. No pienses que pueden servirte medios ordinarios; destruyes una cabeza, y dos crecen aceleradamente”.

Y unas palabras de consejo le dio el Maestro a Hércules, “Ascendemos arrodillándonos; vencemos cediendo; ganamos renunciando. Ve. ¡Oh, hijo de Dios e hijo de hombre, y vence!.

El hedor del estancado pantano, se percibía a ocho kilómetros. Arenas movedizas rodeaban el barrizal y el aspirante, desandaba en algunas ocasiones para pisar tierra firme. Se detuvo, ya que solo el olor desprendido por la ciénaga, casi lo vencía.

Finalmente, vió una guarida que permanecía totalmente a oscuras, día y noche. El guerrero merodeaba alrededor del  traicionero pantano, esperando la salida de la Hidra, pero días pasaron sin que él viera al monstruo.

Mientras tanto el desarrollaba su ingenio y una estrategia llevo a cavo. Sumergió sus flechas en brea ardiendo y llameantes, estas fueron lanzadas hacía la cueva, donde moraba la bestia. Un gran movimiento y conmoción se produjo en el interior de la caverna. Y en el umbral de la entrada la Hidra con sus nueve cabezas, apareció, encolerizada y exhalando fuego en todas direcciones. Agitaba su escamosa cola golpeando la fangosa ciénaga y salpicando barro.

La Hidra tres veces más grande que Hércules, y con una fealdad que parecía haber sido engendrada por los malos pensamientos de todos lo tiempos y alimentada de ellos, vivía la bestia.

La lucha fue encarnizada. La Hidra al ver al guerrero se abalanzo sobre él, este con un rápido movimiento se apartó posicionándose en un lugar desde el cual, asestó un certero golpe al animal y una de sus cabeza, se separó de su cuerpo. Sin haber aún caído la cabeza al suelo, ya habían crecido dos nuevas. A medida que Hércules se esforzaba en sus ataques se debilitaba, y el monstruo más fuerza tenia.

En ese preciso instante recordó los consejos del Maestro: “Ascendemos arrodillándonos; vencemos cediendo; ganamos renunciando”. Acto seguido, Hércules tiró su garrote y se arrodillo en el pantano. Tomando a la Hidra con sus propias manos, la levanto por encima de su cabeza y allí la sostuvo durante un tiempo, exponiéndola a la Luz. Cuando los rayos del sol y la brisa del aire, empezaron a realizar su trabajo, la bestia empezó a debilitarse y perder sus fuerzas.

Poco a poco las  cabezas de la Hidra empezaron a caer al suelo, jadeantes y con los ojos vidriosos. Ahora, cuando el resto de cabezas morían, Hércules por primera vez podía ver la cabeza inmortal. Se acercó el guerrero a la cabeza inmortal, de un golpe la cortó y la enterró bajo una roca.

Hércules se paró delante de su Maestro. “La victoria ha sido lograda” dijo el Maestro. “La Luz que brilla ahora en el octavo portal está ahora mezclada con la tuya”.

INTERPRETACIÓN DEL MITO Y TIPOLOGIA CHICORY.

Este trabajo que ocupa a Hércules es el octavo, el 8, con todo lo que esto implica, decimos que marca un punto de inflexión, Rock Water, en el camino del Aspirante.

El ocho, también denominado ocho sagrado cuando está de forma horizontal,  como si fuera un lazo o el infinito, el eterno retorno de las cosas. Representa por un lado la Tierra y por el otro lo divino, espiritual y en el centro donde estas dos partes se unen, está el Corazón, donde se encuentra el equilibrio después de un trabajo de transmutación, en el cual somos capaces de encarnar el Espíritu en la Materia y acercar la Materia al Espíritu, para no vivir en la Gran ilusión, egocéntrica y separada del mundo.

Todo esto está incluido en el Mándala Arquetípico de la Escuela Andalusí, ya que en una primera parte trabajamos con la personalidad y sus “limitaciones”, cuando empezamos a desarrollar sus virtudes, damos un paso y nos introducimos en una segunda parte, donde serán necesarios los “Elixires espiritualizados” o a los que se les a “despertado su fuego interno”, necesarios para aquel aspirante que a decidido “DAR EN LUGAR DE TOMAR”. Desde luego este paso es individual y diferente en cada Ser. Dependiendo de su nivel evolutivo, siendo todo perfecto ya que TODOS nos encontramos en el lugar preciso y necesario para nuestra perfecta Evolución, la afamada “CASUALIDAD” a la cual podríamos llamar “CAUSALIDAD”, haciendo referencia a que la causa produce un efecto, Evolución, conciencia, una de las Grandes leyes, la llamada “Causa-Efecto”.

Habiendo tomado un poco de conciencia, de la importancia del ocho sagrado, nos adentramos en este magnifico trabajo.

Empieza diciendo el Mito: “La luz brillaba ahora en el octavo portal”, este es el primer trabajo en el que se hace referencia a una Luz que hace brillar al portal. Este hecho da que pensar, imaginaros ese Hombre que había pasado ya siete pruebas, donde desarrollo diferentes habilidades, para con sus experiencias encarnar nuevos hábitos y herramientas. Ahora la Luz brillaba enfrente de él, y no eran luces de “neón” de la ilusión, de una discoteca, un centro comercial… era la Luz que te llena de la alegría divina, algo que está por detrás de las formas y la visión de una mente limitada. Con todo lo que esto conlleva, una vibración en el Alma y todos lo vellos de su cuerpo erizados, por que reconoce de donde viene y empieza a comprender, sentir, donde va, a su casa, de donde nunca debió alejarse y donde debe retornar. Si lo vemos de está forma, da igual el número de cabeza que tenga la Hidra, o lo que sea, solo quiere Estar y Ser en ese nivel evolutivo, sin miedo, lleno de amor, siendo consecuente consigo mismo y ecológico con el entorno.

Acercado a la ciénaga maloliente va pisando en arenas movedizas, que lo absorberían y lo engullirían como las emociones y los acontecimientos diarios en los cuales nos quedamos enganchados. Aunque él siente su vibración interior, que es tan poderosa que no se deja atrapar por nada, que lo aleje de ese estado de plenitud y desanda sus pasos para pisar en tierra firme. Antes de empezar la prueba le dijo su Maestro interior que los medios ordinarios no servirían para acabar con la Hidra, lo que es lo mismo debe desarrollar la creatividad, característica de las tipologías de agua-emocionales, Chicory, Clematis y Rock Rose.

Una vez a llegado a la ciénaga descubre la cueva oscura donde habita la Hidra, en los rincones escondidos del inconsciente, una parte no iluminada de la mente donde hay que introducirse para poner Luz. Este es el siguiente paso que realiza Hércules después de esperar que el animal salga solo y este no hacerlo. Toma sus fechas y enciende con brea ardiente, este fuego representa al fuego primordial o primigenio, principio que da Vida o llama Sagrada.

La Hidra al recibir el fuego en su cueva sale encolerizada disparando fuego también de su boca. Aquí hay que hacer un alto en el camino y revisar esto con detenimiento.

Él ha estado esperando que la Hidra salga sola y esta no lo hace, pero de repente pasa algo en el exterior que hace que salga encolerizada. Igual nos pasa a nosotros, de repente un día en nuestras vida algo sucede y nos encolerizamos echamos fuego por la boca, decimos cosas que dañan a los demás, aquí está la parte no iluminada de nuestra mente inconciente, el reproche de Chicory, “el donde vas a estar mejor que conmigo, con lo que YO he hecho por TI y así me lo pagas…” Acto seguido decimos lo siento, no sé que ha pasado yo no soy así, esta es una manera de no responsabilizarnos de lo que hacemos, por eso cuando Hércules corta una cabeza, le salen dos más, porque la irresponsabilidad a tomado mayor fuerza. Se dice que a medida que él lucha se desgasta y la Hidra ganas fuerza, esto es lo mismo, ya dice Bach que no es luchando contra el defecto, como venceremos, si no desarrollando la virtud opuesta..

Debemos integrar que las personas, situaciones o cosas que hace que nosotros nos encolericemos, son esa chispa divina que Dios en su infinita misericordia nos pone delante para que GRACIAS al suceso podamos poner LUZ a esas  partes oscuras y escondidas, que son MIAS y si nada hubiera sucedido seguirían creciendo en mi.

Lo siguiente que hace Hércules es recordar el consejo de su Maestro Interior:  “Ascendemos arrodillándonos; vencemos cediendo; ganamos renunciando”.

Ascendemos arrodillándonos, humildad y servicio- Heather.

Vencemos cediendo, sin sentirnos emocionalmente identificados desde un aspecto posesivo- Rock Water.

Ganamos renunciando a las posesiones terrenales egoístas.

La Hidra tiene nueve cabezas que representan tres centros:

Corporal, Emocional y Mental.

–         El centro Corporal-Tierra-Oak: Las tres cabezas son el deseo,  la comodidad y el dinero.

Deseo-Gentian- del sexo, sin que estas sean malas ni buenas, pueden ser reprimidas, ejercidas desenfrenadamente o sublimadas, transmutadas.

Comodidad-Centaury- confort, ya que el cuerpo quiere mantenerse presente siempre, a través de movimientos inconscientes. La meditación o serena expectación favorecen educar al cuerpo.

Dinero-Mimulus- Necesidad de sentir la plenitud a través de la obtención de objetos, de forma egocéntrica, separados del mundo.

–         El centro Emocional-Agua-Rock Water: Las tres cabezas son Miedo, Odio, deseo de poder.

Miedo-Rock Rose- el individuo coloca el miedo por encima del objetivo real de la vida inmortal a la que pertenece.

Odio-Clematis- ya que prefiere vivir la vida pasada o futura, por su incapacidad de aceptar el momento presente que la vida una propone.

Deseo de poder o poseer-Chicory- ya que piensa que todo le pertenece, objetos, cosas, personas. La posesión sino surge del Amor es una fuerza que te hace querer dominar a los demás, dictar y regular conductas.

–          El centro Intelectual-Aire-Heather: Las tres cabezas son Orgullo, Separación, Crueldad.

Orgullo-Water violet- Mantiene su altanería para mirar por encima del hombro, sintiéndose superior a los demás, por miedo a que invadan su mundo emocional. Detrás del orgullo se esconde una pequeña persona.

Separación-Cerato- Se desconecta de sí mismo, por no escuchar su interior, priorizando lo que dicen los demás.

Crueldad-Scleranthus- En su indecisión puede hacer daño en el exterior. Imaginemos una pareja en la que uno no sabe si sí o si no, esto puede ser cruel. Sin olvidar que Impatiens-Aries es su complemento.

De esta manera hasta que Hércules no se arrodilla y toma en sus brazos a la Hidra, por encima de su cabeza. Responsabilizándose de sus limitaciones y poniéndolas por encima de su mente, el animal no pierde las fuerzas. “Y SOLO EN ESTE MOMENTO EL VE LA CABEZA INMORTAL” la verdad escondida detrás de la Gran Ilusión.

Ahora la corta y la entierra poniendo una piedra encima, está será la piedra que deberemos pulir para poder ver la verdad en nuestro corazones, el hombre de Oro.

Así termina el mito:

Hércules se paró delante de su Maestro. “La victoria ha sido lograda” dijo el Maestro. “La Luz que brilla ahora en el octavo portal está ahora mezclada con la tuya”.

Y aquí aparece el Fuego-Gorse-Cabeza Inmortal, que brilla como la luz que iluminaba la entrada al Portal, no podía ser de otra manera, es la LUZ DE SU PADRE CELESTIAL QUE ESTA HECHA A SU IMAGEN Y SU SENBLANZA.

Aunque no debemos bajar la guardia, la vida es cíclica y otras pruebas vendrán para que desarrollemos nuevas estrategias.

Ernesto Postigo, Profesor de la Escuela Andalusí.



X