SÉPTIMO TRABAJO DE HÉRCULES: LA CAPTURA DEL JABALÍ DE ERIMANTO. SCLERANTHUS. (Libra 22 Sep- 21 Oct)

SÉPTIMO TRABAJO DE HÉRCULES: LA CAPTURA DEL JABALÍ DE ERIMANTO. SCLERANTHUS. (Libra 22 Sep- 21 Oct)

Hércules, que era hijo de hombre así mismo hijo de Dios, debía parecerse aún más a su Padre, Celestial. Y para esto le era encomendada una nueva tarea.

Con la consecución del trabajo, desarrollaría el equilibrio necesario y el juicio sano, para el futuro servicio a la Humanidad.

El Maestro hablo a Hércules. “Sal, hijo mio y captura al Jabalí; salva una región asolada, pero toma el tiempo de alimentarte”. Hércules cruzo el portal, sin saber que dirigía sus pasos a una prueba dual, la de la rara amistad y el coraje sin temor.

Apolo le había regalado un arco, para que diera caza al Jabalí. Hércules recordando su anterior trabajo dijo: “No lo llevaré conmigo en el camino, por temor de matar. En las riberas del gran mar, yo maté y destruí. Esta vez yo no mataré. Yo dejo el arco”. Y solo con su fuerte maza partió.

Él subía y trepaba los acantilados con visiones de miedo y terror, sin divisar al animal. En la montaña se encontró con su amigo el Centauro, Folos. Los centauros eran un grupo que tenían el torso y la cabeza de humanos, y el cuerpo de caballo. En general los centauros eran seres salvajes, sin leyes ni hospitalidad, esclavos de las pasiones animales y entraron en lucha con los Lápitas, ya que los primeros querían secuestrar a Hipodamia el día de su boda. Esto era una metáfora del conflicto entre los bajos instintos y el comportamiento “civilizado” de la humanidad.  Dos excepciones a esta regla son Folos y Quirón, que expresaban su “buena” naturaleza, siendo centauros sabios y amables.

Se detuvieron y hablaron, olvidando Hércules el objetivo de su búsqueda. Folos invito a Hércules a abrir un barril de vino, que había sido regalado por los Dioses al grupo de Centauros y que solo podía ser abierto en presencia de todos ellos. Sin hacer caso de la advertencia de los Dioses, ellos abrieron el barril y llamaron a Quirón, Centauro sabio, para que compartiera con ellos las diversiones. Bebían y bebían, deleitándose y formando mucho escándalo…esto alertó a los otros Centauros, que aun hallándose lejos, escucharon el altercado. Se dirigieron hacía la montaña encolerizados. Al llegar y ver lo que sucedía, se desató una feroz batalla, a pesar de las sabias decisiones. De nuevo Hércules, se transformo en el mensajero de la muerte y mato a sus dos amigos, dejando al resto de los Centauros afligidos por lo sucedido, aprovecho este momento para escapar y reanudar su búsqueda.

Siguiendo las huellas del feroz Jabalí, el llego a la cumbre de la montaña, donde la nieve y el frío lo esperaba. Permaneció buscando durante largo rato, sin que esto diera sus frutos. Parándose, busco dentro de sí alguna maña sutil.

Entonces con habilidad y sabiamente colocó una trampa, y él se ocultó en una sombra, esperando la llegada del Jabalí. Con paciencia esperaba el iniciado, mientras la noche pasaba. A las primeras horas del Alba, algo se escucho, era el animal que había salido de su guarida para buscar alimento. Hércules esperaba su momento, y por fin el Jabalí cayó dentro de la trampa. Sin perder un segundo, Hércules se lanzo para dominar al animal, hasta conseguir que hiciera lo que el quería y caminara delante de él.

Desde la cima de la montaña helada caminaba Hércules, con su animal domesticado y delante de él, senda abajo. Regresaba contento, gozoso y cantando, los que se lo encontraban por el camino se reían mucho de la escena, ya que había atado los cuartos traseros del animal y este bajaba a sus órdenes.

Al llegar abajo entrego el Jabalí y se escucho al Maestro:

“El séptimo trabajo está completado. Considera las lecciones del pasado; reflexiona sobre las pruebas, hijo mío. Dos veces has matado lo que querías amar. Aprende el por qué”.

INTERPRETACIÓN DEL MITO Y TIPOLOGIA SCLERANTHUS.

Este séptimo trabajo es con el aire, la mente, aprender a tomar una decisión y mantenerla a pesar de no saber cual será el resultado.

En la simbología vemos representado el signo de Libra, con una balanza, equilibrio entre lo espiritual y material. A veces una mujer con los ojos vendados es la que porta la balanza. Esto hace referencia a que la mirada interior, puede indicarle mejor el camino, siendo esta mirada más justa y misericordiosa. Sabemos que la tipología Scleranthus, aire, tierra, no deja de darle vueltas a la cabeza para poder tomar una decisión, hecho este, que en ocasiones hace que pierda oportunidades, debido a la no materialización de los acontecimientos.

“Con la consecución del trabajo, desarrollaría el equilibrio necesario y el juicio sano, para el futuro servicio a la Humanidad”, esto es lo que se nos cuenta en el mito. Y conociendo el trabajo con los elemento, en este caso aire Heather, que es de donde nacen, Cerato, Scleranthus y water Violet, sabemos que Heather es el servicio desinteresado a los demás, dejando de ser el ombligo del mundo. Muy parecido este trabajo al que realiza Hércules Recogiendo las Manzanas de Oro.

Hércules empieza a subir la montaña para buscar al Jabalí y en el camino se encuentra con Folos. Este es un trabajo dual, como todo en la vida, pero aquí se hace  un énfasis especial, ya que para esta tipología se puede convertir en una limitación. En el mito se dice: “tendrá que trabajar la rara amistad y el coraje sin temor”. La rara amistad aparece en el encuentro con los Centauros, al encontrarse con ellos él se deja persuadir, por los instintos básicos y decide quedarse perdiendo el objetivo de su tarea, sin definición, sin decisión. Algo que a menudo sucede cuando uno decide tomar un camino, la vida le pone “tentaciones” para que se demuestre a sí mismo, el porcentaje real de su implicación. En este caso al querer agradar a los Centauros, perdiendo su objetivo, al principio le causa una alegría ficticia basada en el alcohol y camaradería o rara amistad, que con el paso de las horas da lugar a un desencuentro y una batalla con los otros centauros, donde Hércules termina dando muerte a Folos, que representa la fuerza física y a Quirón, el pensamiento positivo, decíamos que eran la excepción los centauros Sabios.

Aquí vemos, el complementario de Scleranthus, Libra,- Impatiens, Aries. Si recordamos el primer trabajo, Capturar a las Yeguas devoradoras de Hombres, vemos que Hércules obtiene dominio de la mente, inteligencia, con la consecución del primer trabajo. El coraje sin temor, la segunda parte dual de la actual tarea, lo llevan a tener que dar muerte a lo que quería pero que ya no tiene cabida en un camino discipular. Ya que con la fuerza física, Folos, y el pensamiento positivo, Quirón, no se puede alcanzar la cima de la Montaña, y este es el motivo por el cual él les da muerte. Solo con una determinación consciente lo conseguirá.

Subir la montaña es un símbolo de espiritualidad, estas por encima de las nubes, la perspectiva es más amplia y elevada, conocemos la Subida al monte Carmelo, de San Juan de la Cruz, el Sermón en la montaña que da Jesús, el Cristo… si nos imaginamos una montaña vista desde arriba, más arriba que en la cima, como si fuésemos en un parapente o en paracaídas, ¿Qué veríamos?, sería la cima, el punto más alto, como un vértice, y en forma de triangulo, descenderían sus laderas, como si de una pirámide apuntando hacia arriba se tratara, y no es esto el aspecto de fuego, del triangulo de la estrella de David, representado en el Mándala Arquetípico de la Escuela Andalusí, por  Vine, Sulfur y sus fractales Gorse-fuego, Heather-aire, de donde parten las seis Tipologías de personalidad.

Ahora ya descargados del peso, que supone arrastrar antiguas amistades… que nos desvían de nuestro camino, subamos la montaña, con conciencia, decisión, Fe y Servicio. Hércules ya en la cima, donde lo reciben el frio y la nieve, representando el mundo de las emociones congeladas, en la tierra, las cuales ya no lo arrastran, porque en la espiritualidad, eres uno con Dios y el mundo emocional ya puede ser gestionado en la Tierra, tu cuerpo, el Templo de Dios.

Se lanza en la búsqueda del Jabalí, animal fuerte y poderoso, con grandes colmillos que en un ataque certero podría matarlo. Al no dar con el, busca dentro de sí mismo, seguro y decidido, con la intuición de la certeza, se dedica a realizar una Trampa, inteligentemente, también sabemos que Libra es un pacificador, armónico, le gusta la belleza, está gobernada por Venus y evita los conflictos directos, siempre intenta encontrar soluciones brillantes para la fluidez de todos. Él espera aguantado su decisión, hasta que al Alba, el animal cae en ella. Sin dudas el héroe, se abalanza sobre él y hasta que no domina a la bestia y la enseña a caminar delante de él, no retorna. Imaginemos esa hazaña, un hombre guiando un animal que era salvaje, ya domesticado, con los cuartos traseros atados y obedeciéndolo. Este tipo de estrategias creativas y lucidas son virtudes que se encuentran escondidas, en las limitaciones de la tipología Scleranthus. A medida que Hércules va bajando lleno de Alegría, virtud Water Violet,  hermanada en el aire con Scleranthus, cantando y pleno, por la consecución de su hazaña. Las gentes al cruzarse con él se ríen y se divierten, por la creatividad, de su conquista y por la LUZ que irradia el aprender a domesticar a NUESTROS ANIMALES INTERIORES.

La búsqueda de la verdad, depende o cambia en la discriminación de lo concreto y abstracto. La pregunta para mi es, como dice Luis, ¿Esto me acerca o me aleja, del lugar en el que quiero estar y ser?.

                                                                                                                                                Ernesto Postigo, Profesor de la Escuela Andalusí.



X